El estrés en el curso de la vida fue la temática del 2do. Simposio de Investigación 2018

La expositora, profesora Alejandra Rossi, definió el estrés como cualquier circunstancia que pueda ser percibida como una amenaza al propio bienestar. La Doctora detalló cómo se vive el estrés en los distintos períodos de la vida y los riesgos que existen, si no es tratado a tiempo.

Académica Alejandra Rossi exponiendo sobre el estrés en el curso de la vida en segundo Simposio de Investigación 2018

La Directora del Magíster en Neurociencia Social UDP, Ph.D. Alejandra Rossi, encabezó el segundo Simposio de Investigación 2018: “El cansancio enraizado: estrés en el curso de la vida”. La ponencia realizada el 28 de junio en la Facultad de Psicología UDP estuvo enfocada en el estrés y sus consecuencias desde la psicología y la neurobiología.

La Doctora definió el estrés como “cualquier circunstancia que amenaza o es percibida de forma amenazante al propio bienestar y que por lo tanto desafía la habilidad de lidiar con la situación”. A esta definición sumó el concepto “salir adelante”, como ejemplo de situaciones que pueden causar estrés y que se intentan superar teniendo presente que en la vida se puede salir de aquello.

Además, especificó que el estrés en tiempos modernos puede significar un estado de tensión física o mental resultante de factores que tienden a alterar el equilibrio existente. Posiblemente originado por una percepción de desbalance entre las demandas ambientales (estresores agudos o crónicos) y los recursos individuales (condiciones socioeconómicas, personalidad, estilo de vida, apoyo social).

La profesora Rossi también entregó datos sobre el estrés en Chile y sobre todo cómo afecta a los jóvenes, afirmando que el 17% de los chilenos sufre depresión (casi 4 millones de cajas de antidepresivos vendidos en el 2013; y 3.5 de ansiolíticos) y que el porcentaje de chilenos estresados aumentó de un 22% a un 42% (del 2012 al 2016).

Así mismo, la experta explicó que durante la adolescencia y juventud aumenta la prevalencia a la depresión y ansiedad (estrés inducido). Según una encuesta del Instituto de la Juventud (INJUV) de 2015, uno de cada cuatro jóvenes (24%) presenta sintomatología depresiva (tristeza, malestar o pena de forma relativamente constante).

En la instancia, Rossi también se refirió al estrés relacionado con la vejez.El estrés crónico y el envejecimiento tienen un impacto similar en el cerebro a nivel conductual y molecular. Durante el envejecimiento, el estrés crónico puede tener efectos devastadores en un cerebro ya vulnerable. El eje microbiota-intestino-cerebro es un nuevo blanco terapéutico para desacelerar el declive relacionado con la edad”, explicó.

Ante ello, la académica puso énfasis en que para evitar que en la vejez las personas lleguen a sufrir estrés crónico, es importante considerar factores como la participación en actividades significativas de los adultos mayores, su satisfacción con la vida, redes sociales de apoyo, sus recursos materiales, y por supuesto, la salud.

Finalmente, la investigadora detalló el estrés en otros tipos de circunstancias de la vida, por ejemplo, en el embarazo y la niñez. “Desarrollar herramientas para un mejor afrontamiento al estrés es absolutamente necesario”, concluyó.

Al finalizar los participantes pudieron realizar consultas y comentarios a la expositora.

Actividad organizada por el Doctorado en Psicología UDP junto a la Dirección de Investigación de la Facultad de Psicología UDP.