Facultad de Psicología inaugura su año académico 2018

La actividad contó con la presentación del Dr. Josep María Blanch, Profesor Emérito del Departamento de Psicología Social de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Profesor Titular en la Universidad San Buenaventura (USB), Cali, Colombia.

El Decano de la Facultad de Psicología UDP, Antonio Stecher, brindó algunas palabras antes de la conferencia principal

La Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales junto al Doctorado en Psicología UDP dieron inicio su año académico 2018 ante la presencia de autoridades, académicos, administrativos y estudiantes de la comunidad universitaria. La actividad se realizó el jueves 26 de abril en el auditorio de la Facultad de Psicología y contó con la presentación del Dr. Josep María Blanch, quien dictó la conferencia “Universidad y mercado: implicancias psicosociales de una academia en tensión”.

La actividad se inició con las palabras del Decano de la Facultad de Psicología UDP, Antonio Stecher, quién hizo hincapié en la importancia de estos ritos que reúnen a la comunidad universitaria y que enriquecen los espacios de encuentro en una Facultad compleja, masificada, con distintas líneas de desarrollo académico y que este 2018 cumple 35 años. “Es un año importante para nosotros como comunidad, una comunidad que cuenta con casi 3.000 egresados En este sentido destacar el compromiso de la Facultad con lo que ha sido su proyecto académico desde sus inicios en términos de tratar de ser un aporte al país y al campo académico-profesional de la psicología , orientados por los principios de excelencia académica en la producción de conocimientos, orientación pública y compromiso con el desarrollo del país, formación de pre y post grado de calidad, y pluralismo”, afirmó el profesor Stecher.

Dr. Josep María Blanch, exponiendo sobre “Universidad y Mercado: implicancias psicosociales de una academia en tensión”

A continuación, se dio inicio a la conferencia del profesor Blanch, quien se refirió al capitalismo académico y las transformaciones globales de la institución universitaria en el mundo contemporáneo, considerando una visión filosófica y también política.

“El capitalismo académico es un modelo de universidad que se está imponiendo a escala global de la mano de otras instituciones (Banco Mundial, FMI) que presentan los cambios como necesarios e inevitables, y que han impuesto un principio de realidad, como si sólo fuera posible un determinado modelo de universidad, al que cada país o cada institución tiene que adaptarse a su manera”, expresó el académico y Doctor en Psicología.

En este contexto y entendiendo que el mercado está intrínsecamente relacionado con la universidad. “¿Cómo lograr que la universidad sea un espacio de enseñanza, aprendizaje libre de presiones externas, donde haya la menos adulteración posible?”, se preguntó el profesor Blanch.

La respuesta no es fácil puesto que el “mercado ha ido ocupando espacios y tiempos hasta ser omnipresente en el tiempo y en el espacio. Y se ha metido en la universidad… El mercado ha colonizado la cultura de la academia, nos ha colonizado en términos de núcleos centrales como valores, metas, relaciones, roles, interacciones”, afirmó el académico.

Existiendo, por tanto, un “choque” entre un viejo modelo universitario, que aludía a valores como sabiduría, conocimiento, con un sistema en que imperan lógicas del mercado guiadas por la eficiencia, la competitividad, la sostenibilidad y la productividad.

Dr. Josep María Blanch, Profesor Emérito de la Universidad Autónoma de Barcelona y Profesor Titular en la Universidad San Buenaventura, Cali, Colombia.

En este contexto y en términos de bienestar, el profesor Blanch, con 45 años en el ejercicio académico, expresó que en el profesorado iberoamericano existen una suerte de ambivalencia: “la gente se siente bien en los aspectos materiales-técnicos e incluso algunos psicosociales en cuanto a reconocimiento, relación con los colegas, etc.; no volveríamos para atrás, no sentimos nostalgia de las condiciones materiales- técnicas con las que trabajamos hace años, estamos bien; valoramos el proceso que nos ha llevado al presente en términos positivos. Y al mismo tiempo la gente que se siente bien, también se siente mal en los aspectos psicosomáticos, cansancio, agobio… y en aspectos éticos ‘siento que no hago bien mi trabajo’”, explicó el profesor e investigador.

Todos estos “son síntomas de que no estamos pasando una transición tranquila desde una universidad con aspecto neoilustrado a una universidad mercantilizada, empresarizada. Esto tiene algunas ventajas y no pocos inconvenientes desde el punto de vista psicológico, psicosocial. Y por tanto debemos reflexionar frente al momento en qué estamos”, concluyo el académico español.

Al finalizar la inauguración del año académico 2018 hubo intervenciones y comentarios del público asistente.