Pedro Castro “Esta Escuela de Psicología es un gran espacio humano”

Actualmente trabaja en Gendarmería de Chile como Delegado de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, como también en su consulta privada. Reconoce que la Escuela de Psicología UDP le entregó herramientas en el ámbito de las metodologías de investigación, que han sido relevantes en su labor hasta hoy.

  • ¿Cómo conociste a la UDP, y qué te hizo elegirla como universidad?
Psicólogo Pedro Castro, Delegado de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, en el área de Libertad Vigilada.

Psicólogo Pedro Castro, Delegado de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, en el área de Libertad Vigilada.

Conocí la UDP durante 4º medio, cuando le consulté al Orientador del colegio en el que estudié, me recomendó varias Universidades. En ese momento comencé a revisar las recomendaciones que encontraba en internet, como también a preguntar a diferentes personas; así fue como en definitiva me incliné por la UDP, por las buenas opiniones que había escuchado.

  •  ¿Por qué escogiste Psicología como carrera y por qué decidiste estudiar Psicología en la UDP?

Desde pequeño mi hermano me incentivó a la lectura, en especial lo relacionado con la mitología griega y la poesía chilena, y así fue como entre la curiosidad y motivación llegué a leer acerca de Filosofía y Psicología, por lo que desde aproximadamente los 14 años me apasioné por esta hermosa disciplina, lo que con los años se transformó en la decisión de estudiar Psicología.

Y respecto a la decisión de estudiar en la Escuela de Psicología UDP, lo que a mí más me llamó la atención fue por la historia, en especial porque en el período en tenía que elegir universidad, se recalcaba mucho que fue de las primeras escuelas de psicología que se formaron en Chile.

  •  ¿En qué trabajas o te desempeñas actualmente?

Actualmente trabajo en Gendarmería de Chile, como Delegado de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, en el área de Libertad Vigilada.
De manera paralela, mantengo mi consulta privada, en la que atiendo principalmente población infanto juvenil; como también monitoreo grupos autogestionados de supervisión clínica. Todo esto desde la perspectiva posracionalista fenomenológica.

  • ¿Qué actividades (dentro o fuera de la universidad) facilitaron el llegar donde estás ahora?

Durante el período de formación, una actividad que me marcó fue la ayudantía de Investigación, en la que participé de la elaboración de un artículo de investigación acerca de un abordaje multinivel del fenómeno del Bullying, bajo la supervisión de María Isabel Toledo. Lo cual me sirvió mucho para aprender acerca de metodología de investigación.

Tengo que hacer una mención honrosa, al Sr. Juan Molinari, pues aparte del Seminario Cognitivo Conductual y las Jornadas de Sexología, él por su cuenta se convirtió en un espacio de aprendizaje significativo y formación profesional, como también, alguien que siempre estuvo dispuesto a tomarse un café para reflexionar acerca de las cosas más sutiles e importantes de la vida. Para mí, él fue quien desveló e iluminó el lado más humano de la psicología, y por ende, dio forma a un camino donde el ejercicio profesional tenía que presentar un posicionamiento ético y moral frente a las problemáticas humanas que a la que nos enfrentamos cotidianamente.

Y en el período posterior a la Universidad, el Programa de Entrenamiento en Psicoterapia Posracionalista Fenomenológica, de la Sociedad de Terapia Posracionalista de Santiago, fue un espacio de especialización muy potente y nutritivo, en que se conjugó lo teórico con lo práctico, ayudándome a formar tanto una visión profesional, como un abordaje humano, de las problemáticas que aquejan al ser humano actual, lo que concretamente me ha permitido posicionarme en los diferentes contextos laborales que he participado. De esta etapa, tengo que recalcar la presencia del Sr. David Adasme, con quien en definitiva pude seguir alimentando la inquietud y motivación que emergieron con el Sr. Molinari.

  • ¿Qué consejos les darías a los estudiantes que recién comienzan su formación en la escuela de Psicología UDP?

Mi consejo a los estudiantes que recién comienzan en la Escuela, es que aprovechen ese período para aprender a cuestionar y a reflexionar, las respuestas concretas como tal no tienen tanta importancia, en comparación con la posibilidad de generar un ejercicio humano, donde el dialogo puede permitir construir algo mucho más potente, que el repetir contenidos de un libro sin mayor elaboración.

  • ¿Qué recuerdos tienes de tu paso por la Escuela de Psicología UDP? (anécdotas, vivencias, recuerdos inolvidables)

Los recuerdos más significativos están asociados a las situaciones en que se compartía entre todas las personas de la Escuela, sea funcionario, profesor, o estudiante. En ese sentido, fui parte del Centro de Estudiantes de Psicología (CEPSI), por lo que pude participar de diferentes espacios de la Escuela, incluso tuve oportunidad de estar presente en un Consejo de Facultad, en los que sistemáticamente pude dar mi opinión frente a las temáticas que se trataban.

  • Para ti, ¿Cuál es el sello de Psicología UDP y cuál es su impacto en tu perfil y desarrollo profesional?

Al menos por el período en que yo estudié, fue un sello asociado a la metodología en el trabajo, en cuanto generalmente se hizo mucho hincapié en el desarrollo de competencias que permitieran un abordaje a las problemáticas que enfrentáramos apoyado en el método científico y en estrategias asociadas al desarrollo de investigaciones. Por lo mismo, creo que eso marco mi perfil profesional en cuanto buscó apoyar mis propuestas desde fuentes de conocimiento confiables y vigentes, como también en el constante ejercicio de mantenerme actualizado en las temáticas que se me van presentando en el quehacer laboral.

  • ¿Cuáles son las demandas profesionales que identificas en tu ámbito de desempeño (qué se les exige hoy, a los profesionales de tu área), y cuáles son las competencias (en tu opinión) que permiten cumplir satisfactoriamente con estas demandas?

Actualmente las demandas profesionales que me he encontrado, se relacionan principalmente con la capacidad de poder participar en equipos de trabajo multidisciplinario, pues tanto en el área de la salud pública (CESFAM), como en mi trabajo actual, me he encontrado en que resulta de vital importancia poder comunicarse de manera fluida y con un lenguaje técnico al relacionarse con profesionales de otras profesiones.
Desde ahí, que a mí me quedó muy marcado del período de formación en la Escuela, el cuestionamiento crítico y la reflexión sobre la labor que realizamos, lo que hasta el día de hoy yo valoro como habilidades importantes para poder realizar las funciones que he desempeñado en los diferentes trabajos que he tenido como Psicólogo.

  • ¿Cuáles son tus proyecciones de aquí a 5 años más? ¿Cómo ves tu vínculo con la Universidad en el futuro?

De aquí a 5 años más me proyecto haciendo clases en alguna universidad, para lo cual tengo planeado postular este año a un Magíster, siendo la Clínica Infanto Juvenil, el área en la que me gustaría especializarme. Por lo mismo, también me proyecto ocupando más espacio y tiempo a un proyecto enfocado en atención a población LBGTI, en el que estoy participando actualmente.

Y en ese mismo ámbito, siempre me ha interesado hacer clases, o participar de espacios de formación clínica, por lo que la UDP siempre ha sido una posibilidad para participar de esa manera.

  • ¿Qué le dirías al estudiante que está indeciso entre estudiar psicología en la UDP o en otra casa de estudio?

Le diría que esta Escuela de Psicología es un gran espacio humano, en el cual se posibilita el aprendizaje, tanto de contenidos como de herramientas propias de esta profesión, de ahí que es una buena opción para formación.