Marcelo Acuña persiguió su vocación y hoy en gestión universitaria

Después de estudiar medicina por varios años, cambió de carrera para perseguir su vocación profesional. Esta decisión le permitió incluso realizar un diplomado en Escocia. Hoy trabaja en la Casa Central de la UDP, lugar donde encontró nuevos desafíos y aprendizajes ligados a la educación superior. 

Marcelo Acuña en sesión de trabajo.

Marcelo Acuña actualmente trabaja en Aseguramiento de la Calidad UDP.

¿Cómo conociste a la UDP y qué te hizo elegirla como universidad?

Es algo tragicómica la historia. Antes de estudiar en la UDP, estudié medicina en la UNAB y la verdad es que me costó cuatro años darme cuenta que en verdad no era el enfoque humano que quería, el modelo médico no era la forma. Así que en medio de un estado súper depresivo, me puse a mirar universidades. Mi hermana, que en ese entonces estudiaba psicología en la U. del Pacífico, me ayudó a revisar mallas de distintas universidades. Finalmente di con la malla de la UDP, que en ese entonces tenía todas las lineas de formación, incluyendo la humanista, que era la que más me interesaba. Así que un día, saliendo de clases en la UNAB me vine caminando a la UDP, me recibió la Jacqui y ella me terminó de vender la carrera.

¿Por qué escogiste Psicología como carrera y por qué decidiste estudiar Psicología en la UDP?

Era la diversidad de su malla, que pudiese incluir las distintas escuelas y enfoques, manteniendo una fuerte formación en investigación y metodología. Eso era algo que reconocí como escaso y que creo sigue siendo parte del sello.

¿En qué trabajas o te desempeñas actualmente?

Actualmente trabajo en Aseguramiento de la Calidad, en la Casa Central de la UDP.

¿Qué actividades (dentro o fuera de la universidad) facilitaron el llegar donde estás ahora?

Durante mi paso por la carrera hice de todo, fui ayudante de estadísticas, metodologías y pensamiento critico; participé en el CEAR siendo juez de debate e investigando, lo que facilitó una pasantía en Escocia en la universidad de Dundee. La universidad me becó en diplomado de honores, dónde hice el diplomado en Filosofía y Pensamiento Contemporáneo. Después pasé por el Magíster en Métodos para la Investigación Social, acá mismo. Todo eso facilitó que me desarrollara como académico y docente en distintas universidades, que de a poco se fue transformando en trabajar con metodologías en la educación superior. De a poco he logrado conocer bastante de cómo funciona y de cómo hacer gestión en educación superior. Hoy estoy en un ámbito similar, aunque tangencial a la carrera, pero que me llena de desafíos y aprendizajes.

¿Qué consejos les darías a los estudiantes que recién comienzan su formación en la escuela de Psicología UDP?

Les diría que se saquen de la cabeza eso de “yo soy de tal enfoque/escuela”. Mientras estás en la universidad, tienes un abanico gigante de alternativas de formación, todas valen la pena ser exploradas y conocidas, todas guardan algo infinitamente interesante y revelador y, más de alguna termina por mostrarte un potencial desconocido.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por la Escuela de Psicología UDP? (anécdotas, vivencias, recuerdos inolvidables)

Desde mi llegada establecí un vinculo con quienes trabajan en la Escuela, que son quienes hacen a la escuela lo que es: la Jacqui y la Paty, Valdemar, Alejo y la Clarita, por nombrar algunos. Ellos marcaron mi paso por ahí. ¡si hasta un sobrenombre me pusieron! Creo que eso es lo que recuerdo con más cariño. Además de eso fue un despertar al activismo. Fuimos testigos de un proceso político del que logramos ser partícipes y que replicamos a nivel local en la misma carrera.

Para ti, ¿Cuál es el sello de Psicología UDP y cuál es su impacto en tu perfil y desarrollo profesional?

El pensamiento crítico, el desarrollo de personas con un enfoque que se preocupa por hacer los cuestionamientos necesarios en nuestro quehacer profesional. Creo que somos una generación que quedó marcada por una formación exigente, pero no en lo referente a notas o cosas estrictamente académicas, sino a exigirte pensar, cuestionarte y crecer.

¿Cuáles son las demandas profesionales que identificas en tu ámbito de desempeño y cuáles son las competencias que permiten cumplir satisfactoriamente con estas demandas?

O sea, más allá del manejo de las metodologías, es la capacidad de sistematizar información, de analizar la coherencia y consistencia de lo expuesto. De ver “la pauta que conecta”, de no ser una calculadora humana, sino de dotar de sentido, información realmente relevante para obtener conclusiones apropiadas.

¿Cuáles son tus proyecciones de aquí a 5 años más? ¿Cómo ves tu vínculo con la Universidad en el futuro?

Espero seguir conectado a la UDP, me gusta como un semillero de ideas nuevas, de cambios y procesos revolucionarios. Veo a los estudiantes, sus procesos teórico – políticos y me alientan a esforzarme por estar a la par del mundo que ellos están formando.

¿Qué le dirías al estudiante que está indeciso entre estudiar psicología en la UDP o en otra casa de estudio?

Creo que lo más coherente con un estudiante de la UDP, es decirle que revise las alternativas, vea a conciencia las mallas y perfiles de egreso, y que encuentre el que le haga más sentido. La UDP es una muy buena opción. Encontrará espacios de desarrollo en lo que busque, tendrá apoyo para comenzar nuevos proyectos y estudiará en una escuela que te potencia. Esa fue mi opción y la volvería a elegir por los mismos motivos.