Adultos mayores tendrían similar desempeño argumentativo que jóvenes/adultos

Este es uno de los resultados preliminares de la encuesta aplicada a más de 340 adultos mayores de las regiones de Coquimbo, Metropolitana y Bío-Bío, como parte de un proyecto de investigación FONDECYT liderado por el profesor Cristián Santibáñez, investigador del Centro de Estudios de la Argumentación y Razonamiento (CEAR-UDP), sobre el estado cognitivo-discursivo de este grupo poblacional.

Imagen: agencia Uno

La población en Chile está envejeciendo aceleradamente. Así lo demuestran los resultados del Censo 2017 entregados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y que indican que las personas de 65 y más años representan el 11,4% de la población. Lo anterior, conlleva una serie de desafíos, como la implementación de diversas acciones tendientes a asegurar los derechos de esta población, más aun considerando el aumento del número de personas que forman parte de este grupo social, que sigue participado del mercado laboral.

Ante este escenario y producto del poco conocimiento sobre lo que ocurre con la competencia argumentativa del adulto mayor, esencial en una sociedad que les demanda funciones, es que un grupo de investigadores de las universidades Diego Portales, de La Serena y Católica de la Santísima de Concepción, se encuentra ejecutando el proyecto FondecytCaracterización lingüística y cognitiva de la competencia argumentativa de adultos mayores en Chile: un estudio en las Regiones del Bío-Bío, Coquimbo y Metropolitana”, cuyo investigador responsable es el profesor Dr. Cristián Santibáñez.

Investigadores y académicos Dr. Cristián Santibáñez (UDP) y Dr. Cristian Noemi (U. de La Serena)

El objetivo del proyecto es conocer en qué grado de estado de proficiencia están los adultos mayores de las tres regiones para poder desempeñarse como la sociedad les está exigiendo, considerando que las expectativas de vida son cada vez más altas, que las jubilaciones tienden a extenderse, que los sujetos a los 65 años están plenamente activos y que la sociedad les está demandando tareas; “pero no hay datos de cómo están lingüísticamente para poder desempeñarse en un contexto en que el lenguaje es tan importante”, explicó el Dr. Cristian Noemi, co-investigador del proyecto y Director del Departamento de Artes y Letras de la Universidad de La Serena, quien forma parte de un equipo de investigadores interinstitucional que viene trabajando desde hace seis años el tema de la argumentación, en niños, jóvenes/adultos, y adultos mayores.

Para el Dr. Cristián Santibáñez, investigador principal del proyecto e investigador del Centro de Estudios de la Argumentación y el Razonamiento de la Universidad Diego Portales, la iniciativa “intenta llenar un vacío, la inexistencia de datos, pero además, cubrir una necesidad país, ya que se requiere información de sus adultos mayores por el crecimiento vertiginoso y el cambio en la pirámide poblacional”.

El profesor Santibáñez añadió que como equipo, “desde el punto de vista intelectual, académico y científico, hemos tratado de ir cubriendo todos los tramos etarios importantes de lo humano: niños, jóvenes/adultos, y adultos mayores, para tener un cuadro completo del desarrollo”. En ese sentido, afirma, el actual proyecto tiene elementos de continuidad, como corresponde científicamente, con el proyecto anterior de jóvenes/adultos (universitarios).

Resultados preliminares

En su primer año, el proyecto consideró la aplicación de una encuesta a más de 340 personas, y que es la misma que se usó con los jóvenes/adultos, para efectos de poder comparar. Previamente, se realizaron dos test para determinar lo que, técnicamente, se llama indemnidad cognitiva, con el fin de poder aplicar la encuesta a personas que no presentaran un deterioro cognitivo mayor.

A partir de esta encuesta ya se están generando los primeros artículos, cuyos resultados preliminares indican que no hay grandes diferencias en el desempeño argumentativo del adulto mayor con respecto al adulto joven. Las variables de desempeño son casi las mismas, un mayor nivel educativo está asociado a un mejor desempeño lingüístico, y ante mayor ingreso socioeconómico se observa una alta participación social.

En esta encuesta, a diferencia de las consideradas en los otros proyectos, se agregó un dilema moral, que arrojó una flexibilidad moral estratégica en el adulto mayor, que es contrario a esa imagen de personas más dogmáticas o que no cambian de opinión.

Además, los investigadores señalaron que, dentro de los encuestados, se detectó la existencia de un grupo de riesgo (10%) que está en el límite del deterioro cognitivo, por lo que se sugiere un mayor diagnóstico o atención por parte de los organismos públicos correspondientes.

Precisamente, un resultado esperado del proyecto es retroalimentar distintos sub-sistemas de la sociedad chilena que requieren información del Estado y proyecciones del comportamiento comunicativo del adulto mayor en la dimensión argumentativa.

“A nosotros nos ha movido el concepto de igualdad de derecho lingüístico en la sociedad. Idealmente este proyecto también debería concluir en algunas recomendaciones de políticas públicas para mantener sanas estas capacidades cognitivas lingüísticas, porque no hay mucha claridad de cómo mantener sano en este sentido a este grupo poblacional”, sostuvo el Dr. Noemi, investigador de este proyecto que también contempla la realización de entrevistas (segundo año) y de focus group (tercer año).

Fuente: Universidad de la Serena /Actualidad

Link relacionado:

http://ecologiaargumentativa.cl/